10 lecciones de la pandemia del COVID-19 | Covering

Las 10 lecciones que nos deja la pandemia del COVID-19

Las 10 lecciones que nos deja la pandemia del COVID-19

La pandemia del COVID-19 tuvo y está teniendo un radical impacto a nivel mundial. Además de haber llegado de sorpresa, sus peligros y complicaciones nos ha mantenido en zozobra durante los últimos años. Hoy en Covering, compartimos contigo algunas de las muchas lecciones que nos ha dejado el COVID-19 para ayudarte a hacer sentido de todo lo ocurrido.

Tanto por perturbaciones en la economía y en la salud, resulta inquietante pensar cuándo acabará la pandemia. Todo ello, consecuencia del miedo al contagio tanto personal como de nuestros seres queridos.  

Lidiar con un evento como es la pandemia COVID-19 ha sido todo un reto para algunos. A pesar de las adversidades, como el desgaste físico y emocional, la sociedad ha tenido que aprender a gestionar sus energías para poder seguir adelante.

Pero, a pesar de las cosas negativas que nos ha dejado la pandemia del COVID-19, nos ha llevado a aprender lecciones que nos ayudan a hacer sentido acerca de la situación. Las consecuencias del virus nos enseñan que, donde hay crisis, también hay oportunidades para salir adelante. A continuación, te compartimos algunas de las reflexiones y moralejas que nos deja la pandemia del COVID-19.

Las lecciones que nos deja la pandemia del COVID-19
Son muchas las lecciones que nos deja la pandemia.

1. La salud es siempre lo primero

Uno de los aprendizajes más significativos de la pandemia del COVID-19 es que la salud es siempre lo primero. Está claro que, sin salud, no podemos disfrutar ni mucho menos compartir nuestra vida del todo. Principalmente, porque faltan las fuerzas y los ánimos para seguir adelante. 

La pandemia nos enseña que el cuidar de uno mismo es también sinónimo de cuidarnos entre todos. El COVID-19 nos enseñó que todos debemos apoyarnos para cuidar de nuestra salud y que debemos buscar siempre priorizar nuestro bienestar. 

La pandemia también deja en evidencia el hecho de que un país debe estar preparado para afrontar crisis sanitarias. El acceso a un buen cuidado de salud ya no puede ser exclusivo para aquellos que puedan pagarlo. Esto significa que la salud debe ser prioridad para todo gobierno y que se debe buscar la forma de proveer salud universal para el pueblo.

2. La familia y el hogar lo es todo

La pandemia del COVID-19 nos enseña también que somos seres interdependientes. Como seres sociales, son más los factores que nos acercan, que los que nos alejan. Es necesario poner más en práctica la empatía y hacernos conscientes de que el bienestar de quienes nos rodean genera entornos más armoniosos. Por ello, debemos tomar en cuenta al prójimo con más frecuencia y aprender a valorarnos mutuamente.  

El virus también ha transformado la forma en la que vivimos. El hogar pasó a ser algo completamente diferente a lo que teníamos previsto. Hoy, gracias a la creciente tendencia del teletrabajo y el trabajar desde casa, el hogar pasó a ser también un espacio donde trabajar y contribuir a la sociedad. Además de ser el corazón de una familia y un lugar de encuentro, es también hoy un lugar por el cual traemos a la luz nuestra vida profesional. 

3. La importancia de la salud mental

Contar con una buena salud mental es determinante para no dejarnos arrastrar por el desánimo de lo que no podemos controlar. La pandemia del COVID-19 obligó a muchos al aislamiento y encierro, lo que puede perjudicar nuestra salud mental y la convivencia con otros de manera radical.

Como seres humanos, somos seres sociales y tenemos la necesidad de socializar con otros. Al estar obligado al aislamiento y la distancia social, perdemos la capacidad de generar conexiones auténticas y honestas.  

Es crucial que de vez en cuando nos regalemos un tiempo para pisar el freno, observarnos y respirar para poder hacer acopio de las fuerzas que necesitamos para continuar y manejar el estrés que conlleva tal situación. Debemos poner atención en la salud mental y fomentar nuestras capacidades para adaptarnos a lo desconocido. Está en evidencia que, sin un evento que nos rete, seríamos incapaces de ponerlas a prueba.

4. Los ahorros importan… y mucho

Entender y valorar la importancia de contar con ahorros personales constituye un valioso aprendizaje de la pandemia del COVID-19. Los ahorros nos permiten estar preparado para afrontar retos que se nos presenten por motivos muchas veces fuera de nuestro control.  

Debido al impacto que tuvo la pandemia en la economía, muchas empresas han reducido su personal y muchos trabajadores han perdido sus empleos. Esto ha hecho que muchos trabajadores hayan quedado sin trabajo de la noche a la mañana. El contar con ahorros personales permite a personas tener un alivio a la hora de afrontar gastos en momentos difíciles.

Para ello, es importante dejar siempre una parte de nuestros ingresos en una caja de ahorros bancaria y dejar que estos se acumulen. Con el tiempo, pueden ser de gran ayuda tanto para momentos de emergencia como también para nuestra inevitable jubilación.

La pandemia del COVID-19 demuestra que la familia lo es todo
La salud, la familia y el hogar – lo valen todo.

5. Ningún negocio tiene su vida asegurada

El COVID-19 nos ha dejado claro que ningún negocio tiene su vida asegurada. No importa cuán fuerte se encuentran financieramente, todas las empresas son propensas a convertirse en víctima de crisis que puedan afectar la población en general.  

Esto significa dos cosas. En primer lugar, que todo negocio debe también mantener saludable su estado financiero y contar con fondos para afrontar tiempos inesperados. Segundo, que empresas deben recurrir a la innovación y creatividad para saber sobreponerse a momentos difíciles. Estos factores combinados pueden traer un aliento de aire fresco para que empresas puedan adaptarse a nuevas realidades de manera exitosa. 

Además, es siempre una buena idea tener un negocio asegurado. Los seguros para negocios tienen el propósito de asegurar a toda empresa de cualquier tipo de riesgos a la que puede estar expuesta. Independientemente del tamaño de una empresa, asegurarla significa resguardar a sus empleados, propiedades y futuro.

6. La tecnología para mantenernos conectados

El poder recurrir a la tecnología ha beneficiado tanto a personas como empresas. Para personas, ha significado poder estar en contacto con sus seres queridos a pesar del distanciamiento social obligatorio. Para empresas, el poder mantener sus operaciones y negocio a flote a pesar de haber tenido que verse obligado a adoptar el trabajo remoto para mucho de sus empleados.  

En otras palabras, el poder conectarnos a través de la tecnología nos beneficia en muchos sentidos. La tecnología nos permite interactuar persona a persona sin exponernos a ningún riesgo de contagio y ahorrándonos los costos de traslado. Por ello, ha habido un auge en el que han surgido diferentes plataformas que nos sirven para trabajar sin perder el contacto, tales como Zoom, Microsoft Teams, Google Meets y otros.  

Además, la digitalización del mundo hace posibles cosas que antes eran inimaginables. Por ejemplo, el poder trabajar desde casa y tener reuniones virtuales. Esto facilita a empresas a ofrecer mayor flexibilidad a sus empleados, contratar talentos que no se encuentren en su zona geográfica directa y a ahorrarse costos inmobiliarios. A los trabajadores, el tener sistemas de trabajo híbridos les permite contar con un balance de vida y trabajo más equilibrados y poder disfrutar de mayor flexibilidad a la hora de trabajar.   

7. Donde hay crisis, también hay oportunidades

Mientras que para otros la pandemia del COVID-19 significo tener que activar el modo supervivencia, para otros ha significado aprovechar las oportunidades que presentaba la situación.  

Tal como dijo Albert Einstein “No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos”.

En pleno inicio de pandemia, fuimos testigos de la creación de nuevos negocios, organizaciones de ayuda a los necesitados, desarrollo de nuevos productos, entre otras acciones que ha beneficiado a muchas personas en la actualidad. Toda crisis, por más dura que sea, también ofrece un abanico de oportunidades.

8. La innovación como arma de supervivencia

La pandemia nos enseñó a adaptarnos a cambios, a lo desconocido, a ser creativos e innovar tanto en la forma de acercarnos a clientes o en la forma de manejar situaciones en la casa. En definitiva, nos impulsó a mirar de manera distinta nuestra vida cotidiana.

Cuando hablamos de innovación, hablamos de un cambio en la mentalidad de las personas. Hablamos de la idea de estar constantemente buscando cómo hacer mejor las cosas, cómo hacerlas de manera diferente al resto para obtener ventajas competitivas. La pandemia del COVID-19 nos impulsó a hacer cosas distintas para obtener resultados diferentes.

9. El poder de la ciencia

Cuando recién comenzaba la pandemia y se hablaba de una vacuna, todos los científicos y expertos apuntaban que tardaría al menos unos dos años en venir una realmente efectiva. Meses después, la ciencia demostró lo contrario. En tiempos de récord, laboratorios en todas partes del mundo han logrado sacar la vacuna contra el COVID-19 de manera exitosa.  

Los avanzados conocimientos científicos de hoy han permitido éxitos científicos pocas veces visto. La movilización de recursos, combinado con la disponibilidad de recursos de hoy, han permitido la producción masiva de vacunas altamente efectivas contra el virus. Gracias a ellas, hoy estamos un paso más cerca de lograr batir al virus y de poder disfrutar la vida con mayor tranquilidad.  

10. Debemos estar mejor preparados para afrontar la siguiente pandemia

Bill Gates nos advirtió en 2018 que el mundo debía prepararse para afrontar pandemias como si fuera que se está luchando una guerra. El astro de la tecnología nos informaba que las pandemias serian mucho más letales que las guerras y que el mundo estaba fracasando en su preparación para ellas.

En marzo del 2020, el mundo fue testigo de ello cuando se desato de lleno la pandemia del COVID-19. 

El COVID-19 fue controlado gracias a los avances científicos de la medicina
Debemos estar mejor preparados para afrontar la siguiente pandemia.

El despertar de mayor conciencia

Es importante resaltar que a pesar de todo esta pandemia nos ha permitido aprender y dado mucho que ganar. El COVID-19 nos ha ofrecido lecciones de humanidad que habían estado perdidas en la sociedad. 

La pandemia ha despertado una conciencia colectiva en muchos aspectos. Por ejemplo, la necesidad de estar cubiertos antes situaciones inesperadas, a valorar la salud y a proteger la vida.

En  Covering, personalizamos tus pólizas de seguro acorde a tus necesidades. Una vez recibida tu solicitud de cotización, un asesor te contactará para planificar los siguientes pasos con planes de cobertura hechos a tu medida.

Los blogs más leídos


También te puede interesar

Tips para hacer crecer tus finanzas personales

Tips para hacer crecer tus finanzas personales

Tips para manejar el estrés

Tips para manejar el estrés

¿Estás listo para comprar tu primer auto?

¿Estás listo para comprar tu primer auto?

Ir arriba
Abrir WhatsApp
WhatsApp
👋 ¡Bienvenidos a Covering! ¿Cómo podemos ayudarte hoy?